Tag Archives: alimentos

Alimentos según su edad

22 Dic

De los cero a los 36 meses, qué puedes y debes darle a tu hijo.

Imagen

Muchas lectoras nos preguntan con qué alimentos pueden empezar la ablactación de sus hijos, ya que además de ser un descubrimiento de sabores, es muy importante que los cuiden de padecer alergias.

Para ir despejando tus dudas, te presentamos una lista básica de lo que puedes darle conforme vaya creciendo. Recuerda que la única persona facultada para darte información sobre la salud de tu hijo es su pediatra, y debes acercarte a él para corroborar que está listo para pasar a los sólidos y atenderlo en caso de complicaciones.

Según su edad (meses)
Cero a 6
Leche materna exclusivamente

6 a 10
Agua potable, zanahoria, papa, espinaca, manzana, plátano, papaya, pera, higo, mango, lechuga, betabel, apio, berenjena, sandía, nabo, espárragos, aguacate, camote, pasas, carne de res, pollo y pavo

10 a 12
 Yogurt, brócoli, queso fresco, col, lenteja, garbanzo, haba, avena, frijol, chícharo, coliflor, durazno, ciruela pasa, perejil, cilantro, melón y pepino

12 a 24
Soya, germen de trigo, ajo, aceite de oliva, naranja, uva, cebolla, atún (si no han habido reacciones alérgicas), algas, harina de trigo, guayaba, jitomate, cebada, toronja, mandarina, chile verde, kiwi, pan integral, ostión, pimiento, gluten, pasta, queso fundido, cereza, piña, limón, elote y coco

24 a 36 
Nuez pecanera y de castilla, semillas de girasol, ajonjolí y calabaza (pepitas), avellana, pistache, cacahuate y almendra

36 en adelante
Miel de abeja y alcachofa

Antes de que cumpla un año, ten cuidado con…
Leche de vaca, huevo, cítricos (naranja, mandarina, toronja, limón, lima, jitomate crudo), fresa, frambuesa, chocolate, todo tipo de cacahuates, nueces y almendras, palomitas de maíz y frituras en general ya que pueden causar alergias.

Si presenta diarrea o estreñimiento
Comunícate con su médico y de ser posible dale un recuento de lo que le has ofrecido los últimos dos días, en algunas ocasiones la propia comida sirve para aliviar estos padecimientos.
Laxantes: Calabaza, ejote, espinaca, chícharo,  mandarina y guayaba
Astringentes: Chayote, zanahoria, papa y brócoli

Vía BBMundo

¿Puedo congelar la comida de mi bebé de una manera segura?

27 Oct

Muchas congelamos la carne, algunos vegetales y hasta frutas pero al pensar en guardar la comida de nuestros bebés de esta manera, nos sentimos inseguras.

Pero, ¿sabías que una de las mejores maneras de hacer que los alimentos conserven las vitaminas y nutrientes intactos por mucho tiempo es congelándolos? Sin mencionar lo mucho que puedes ahorrar por porción al hacerlo.

Consejos para congelar comida para bebés

Para congelar la comida de tu bebé de la forma más segura sigue estos consejos:

  • Para evitar el crecimiento de bacterias, no vuelvas a congelar algo que ya hayas descongelado y trata de usar recipientes esterilizados.
  • Si vas a congelar alimentos en una bolsa de plástico, usa las que están diseñadas específicamente para usar en el congelador. Además, escribe en cada una el nombre de los contenidos y la fecha en que fueron almacenados.
  • A veces se forman unos cristales de hielo encima del puré congelado pero no te preocupes, no son dañinos, es sólo el exceso de líquidos que sube a la superficie mientras se congela el puré. Para prevenir esto, trata de sacar la mayor cantidad de aire que puedas si estás congelando la comida en bolsas de plástico.
  • Las papillas congeladas pueden guardarse de 3 a 6 meses, aunque es más recomendado usarlas en el primer mes para asegurarse de su frescura.

Ahorra tiempo y dinero con al congelar los alimentos del bebé

Cocinar y congelar los alimentos de tu bebé puede resultar mucho más económico que comprar las papillas en el supermercado. Por el mismo precio de un par de frascos de papillas, puedes comprar medio kilo de alguna fruta o vegetal y hacer entre 6 a 10 porciones.

Para sacarle el mayor provecho a este método de guardar comida, puedes cocinar varias porciones de papilla de una sola fruta o vegetal y ponerlas en cubetas de hielo. Al congelarse, se convertirán en cubitos y luego los puedes transferir a una bolsa plástica y usarlos poco a poco, sacando uno o dos cubitos a la vez. De este modo no hay desperdicio y puedes darle a tu bebé comida hecha en casa en cualquier momento, sin tener que cocinar cada vez que quieras hacerlo.

Puedes estar más tranquila al saber que tu bebé va a comer comida hecha por ti. Aunque tengas que trabajar o estudiar, si usas esta manera de cocinar sus papillas siempre sabrás exactamente qué ingredientes contienen y que fueron hechas por mamá con mucho amor.

Vía: Todo bebé

Cómo preparar la comida de bebé en casa

27 Oct

En busca de darles lo más natural a nuestros bebés, nos esmeramos en que la mayoría de lo que ellos coman sea hecho con nuestras propias manos. Y no estamos solas, porque más del 43% de las mamás encuestadas dicen preparar la comida de sus bebés en casa.

Entonces, aquí te traemos la información que necesitas saber para hacerlo de la manera más fácil y segura.

Lo que necesitas:

  • Olla
  • Colador
  • Licuadora, procesador de comidas o tenedor

Recomendaciones:

  • Cocina las frutas o vegetales al vapor o al horno.  Si las cocinas al vapor o las horneas van a retener más nutrientes, y si las hierves usa el líquido que quedó para hacer la papilla.
  • Si el puré está muy espeso lo puedes diluir con leche materna, fórmula infantil, agua o jugo de manzana o uva blanca. Si está muy aguado, usa cereal de bebé para espesarlo.
  • Nunca agregues sal o azúcar a las papillas aunque te parezca que no tienen mucho sabor.

Papillas de frutas y vegetales

Preparar papillas de frutas y verduras es muy sencillo. Verifica antes con el pediatra si tiene una preferencia sobre el orden en el que le debes de dar la comida al bebé. Algunos recomiendan empezar por los vegetales, otros por las frutas. Aquí tienes unos consejos para hacer las papillas en casa:

  • Usa frutas como manzanas, peras y duraznos o vegetales como camote, chicharos y calabaza.
  • También puedes usar brócoli, pero ten cuidado de no usar los tallos porque a veces causan gases a los bebés.
  • Puedes darle a tu bebé plátano y aguacate sin cocinar, pero primero usa el tenedor o procesador de alimentos para suavizarlos. Cualquier otra fruta o vegetal es mejor que la cocines y la licúes para evitar asfixias.

Las papillas que se aconseja comprar listas

Las zanahorias, espinacas y betabel tienen naturalmente un alto contenido de nitritos. Por eso los pediatras recomiendan que no los cocines en casa para bebés menores de 8 meses, sino que compres los que vienen en frasco, ya que las compañías de alimentos de bebés usualmente los revisan para asegurarse de que no tengan niveles dañinos de nitritos.

Esperamos que estos consejos te sean muy útiles para que tu experiencia al cocinar la comida para tu bebé sea más placentera.  Porque como muchos dicen, ¡la comida hecha con amor por mamá siempre sabe mejor!

Vía: Todo bebé

Cambio de hábitos: cuando el bebé debe dejar el chupón, biberón y la cuna

24 Oct

Todo en la vida tiene un ciclo; un principio, un desarrollo y un final. La vida misma se trata de un ciclo, en donde vamos superando las distintas etapas, las que tienen cada una su misterio, su magia y sus desafíos. Nuestros bebés adquieren ciertos hábitos en sus primeros dos años que luego, por cuestiones lógicas del crecimiento y desarrollo, deberán abandonarlos para incorporarlos por otros.

Es hermoso verlo dormir con su chupón, y más hermoso es cuando logramos tranquilizarlo con él. Prepararle el biberón y dárselo, aunque ya haya pasado el año, mientras lo mecemos en nuestros brazos y nos mira como si fuéramos la cosa más bella del mundo nos recuerda lo bello que es ser madre.

Pero ha llegado el momento de acompañar a nuestro bebé a iniciar otra etapa, en la que el chupón y el biberón serán recuerdos eternizados en las fotografías. Veamos un poco más sobre el necesario cambio de hábitos en bebés.

  • Chupón y ¡hasta la vista baby!

Según la Academia Americana de Pediatría no es necesario desprender a nuestros niños del chupón, ese calma demonios perfecto, antes de los dos años, ya que además de serenarlos, posiblemente reduzca las posibilidades de que sufran el síndrome de muerte súbita, según las últimas investigaciones. Pero no hay que abusar, recuerda que si extiendes el uso del chupón más allá de los tres años, puede ocasionarle a tu niño problemas dentales o algún tipo de retraso en el uso del lenguaje.

Para dar el puntapié inicial para el abandono del chupón, explícale al pequeño que sólo lo usará por las noches y que allí estará cuando se vaya a dormir. También puedes recurrir a la historia de las hadas de los chupones, esos pequeños seres mágicos que recogen con mucho amor los chupones de todos los niños del mundo para adornar un árbol mágico en el país de las hadas. Y sobretodo, paciencia, mucha paciencia para sobrellevar sus momentos de ansiedad y de llanto.

  • Biberón, tiempo afuera

El momento perfecto para incorporar la tacita e ir aminorando el uso del biberón es alrededor de los nueve meses; de esta manera entre los 12 y los 18 meses ya dominará perfectamente el uso de los vasos y tazas. Por la noche, los pediatras recomiendan el uso de la mamila hasta los dos años. Recuerda que si están permanentemente con el biberón en la boca, te costará más trabajo que ingieran otros alimentos. Como en el caso del chupón, el adquirir nuevos hábitos requerirá de mucha de tu paciencia.

  • Cuna, cunita, cunón…

La edad ideal para que los niños abandonen la cuna y pasen a ocupar un lugar de honor en una cama son los tres años. Antes de esta edad sería contraproducente, ya que la cuna tiene fronteras reales y ayuda a los niños a permanecer allí durante toda la noche. No te acuestes con él las primeras noches, a esta altura tu pequeño ya sabe dormir solo. En cambio, puedes incentivarlo comprándole sábanas con sus personajes favoritos o nombrando guardián de su cama a alguno de sus juguetes favoritos.

Amor, paciencia, tolerancia, comprensión y contar hasta diez, por no decir hasta mil, es lo que necesitarás para ayudar a tu bebé en los cambios de hábitos, pero al final, cuando compruebes que lo has logrado, el orgullo no cabrá en tu pecho.

¡Anímate y cuéntanos cómo ayudaste a tu niño a dejar el chupón y el biberón!

Vía: Entre padres

Lo que comas en el embarazo se refleja en los gustos del bebé

4 Oct

El hecho de que los niños acepten los nuevos sabores de los alimentos distintos a la leche que se le van ofreciendo depende de la actitud y el ejemplo de los papás.

Los niños tienen una predisposición natural por el sabor dulce, mientras que tienden a rechazar los alimentos más amargos o ásperos. De todos modos, se puede intervenir de forma eficaz a través de una actividad de “educación del gusto”, que puede empezar incluso antes de nacer.

Durante el embarazo, a partir de los cuatro meses, el feto es capaz de percibir distintos sabores a través del líquido amniótico. Por esta razón, sus preferencias pueden estar influenciadas por los alimentos de los que su mamá se nutre. Por lo tanto, si, durante el embarazo sigues una dieta rica en verduras, será más fácil que el niño acepte su sabor. Por otro lado, las preferencias alimentarias del niño siguen desarrollándose durante la infancia, y los padres tienen un papel fundamental en este período, a la hora de favorecer un comportamiento alimentario sano, estimulando la curiosidad hacia los nuevos sabores e introduciendo varios alimentos de modo gradual.

Es importante adoptar una actitud adecuada, armándose de paciencia y disponibilidad. Es normal que un niño rechace un alimento que no conoce, porque pone en marcha un comportamiento de defensa natural. Obligarle a comer produce el efecto contrario. Lo mejor es respetar sus decisiones y reintroducir el mismo alimento unos días más tarde. La repetición de la oferta, sobre todo si se refuerza con el ejemplo, suele vencer a las reticencias.

Vía: Mi bebé y yo